jueves, 18 de septiembre de 2014

Mis vistas: Kique y el espacio-tiempo.


No sé si lo sabrás, pero vivimos en un universo inflacionario nacido de un frenazo, todavía escucho rebotar la ondas gravitacionales, ¡menudo susto copón!, concretamente en una mota de polvo, hacia el final de una de las colas de una galaxia en espiral que llamamos Vía Láctea, que pertenece a un supercúmulo de galaxias súper chulo que se llama Laniakea, que al ritmo que compramos estanterías del Ikea los usuarios de Whakoom para colocar los más de 1.700.000 cómics que llevamos entre todos pasará en breve a llamarse Lania-Ikea* (toma ya!! lo he hilao!!). 

El caso es que por muchas estanterías que compremos los pisos sí que son finitos y en algún momento tienes que parar. Y eso hace que tengas que empezar a priorizar qué se queda en las estanterías, qué va al trastero en cajas y qué va “directo” al Monte del Destino de la mano del primer tío bajito, con pelos en los pies y merendao de más que te cruces. “¿Cómo te llamas? ¿Manu? Ale Manu majo toma esto y tira para allá, no hace falta que vuelvas pa la cena que no te hace falta”. 

Por eso lo mejor es tener claro que es lo prescindible de lo que tienes, y para ello me he hecho un filtro, para cuando haya que hacer sitio en las estanterías no tener que comerme mucho la cabeza. Así que todo lo que haya valorado mal será condenado a las mazmorras o a alimentar la entropía del universo en los fríos inviernos. 

Prescindibles. Los tengo ordenados por los más viejunos primero porque serán los primeros en sufrir la caja y el destierro.
 


Hubo un tiempo antes de Whakoom, y eran tiempos de comprar duplicados, de que te regalasen mil veces el mismo cómic (¡Ole tú! ¡OleWatchmen!), en definitiva cómics que también sobran en la estantería y que tienen su propia caja en el trastero, que en un alarde de originalidad se llama Kamino (aquí gasté las magias pa un mes). Pues todos los tengo con una nota en “Mi cómic” que pone “Duplicado N veces”.

Con un filtro con una búsqueda en notas por “duplicado” todos quedan controlados para regalar o lo que sea.


Al final van tantas cosas para el trastero que si alguna vez se te prende fuego el salón, lo mismo tienes que reponer de lo que tienes guardado y está bien saber lo que hay allí.



¿Cuántas veces te han recomendado un cómic y después de comprarlo y leerlo piensas que fue escrito por un “caracelga” y dibujado a oscuras por una zarigüeya bizca? Pues alguna que otra, y también hay muchas veces que la gente te recomienda joyas que formarán parte de lo más grande de tu comicteca.
Bien, pues yo cuando compro algo por recomendación de alguien o que lo recomienden en alguna web, lo apunto en notas, “Recomendado por...” y tengo hecho un filtro que busca en notas. Así cuando quiero investigar qué comprarme nuevo, sé por dónde tirar y por dónde no.

Recomendaciones. Lo ordeno por “Mejor valorados” y luego los veo en modo detalle para ver cuantas estrellicas tienen.


Con todo esto tengo bastante limpia la librería de morralla y además sé a quién preguntar y hacer caso, y a quién no a la hora de comprar cosas nuevas.

Tengo más filtros, pero ya os los cuento en la próxima grapa ;)

Oye, y a ti ¿qué filtros te vienen bien?

¡Abrazos!

PD*: Ir al Ikea pa na, estantería. (Si no lo digo reviento, y eso es salpicar mucho).




No hay comentarios:

Publicar un comentario